Resulta que… Y yo no sé

Resulta que me dicen que tengo una conducta machista porque acostumbro a preparar cada mañana un suculento y esmerado desayuno, para mi cónyuge y para mí, por supuesto.

En cambio, (estos que me catalogan de mujer machista), cuando hago lo mismo para un niño… dicen que es sentido de la responsabilidad, «mi» obligación (en el caso de ser descendencia mía). Y en el caso de no serlo, también incluirían este hecho, como algo muy normal y natural por un supuesto instinto maternal que se da por hecho que toda fémina debemos tener…
Si se lo preparo a mi padre… «¡Por Dios!, ¿cómo no?», porque al parecer, se lo debo por todos los cuidados por parte de él (mis progenitores), en los pocos o muchos años de mi vida. <Es de bien nacido ser agradecido>.
Cuando lo hago con mis invitados… Es cortesía, de buena anfitriona. Por supuesto.
Dedicándome a la hostelería… Es mi trabajo, me pagan por ello.
Incluso si decido hacerlo para un completo desconocido y/o indigente… ¡Cuánta humanidad albergo en mi interior!, hospitalidad, solidaridad…

El mismo acto realizado en cualquiera de estos casos, se liga a una aptitud «positiva». En ningún caso, salvo que se trate de mi pareja (varón), se baraja el machismo.

Entonces, yo me pregunto (y pregunto):
Si mi cónyuge es mi familia más cercana, mi única familia de (libre) elección propia (a veces también es papá de ésta), mi compañero de vida, mi invitado permanente, mi mejor amigo, mi mano derecha, mi confidente, mi amante…
¿Cómo es posible que solo tratándose de que lo haga para él, quepa la posibilidad de machismo?. Únicamente se hizo la distinción en el género cuando se trataba de hacérselo a él… Cuando precisamente sea en este supuesto en donde tenga un mayor desinterés moral y/o material para hacerlo.
Si mi pareja fuese también una mujer, nadie tacharía esta actitud y otras de esta índole, de machistas, ¿no.?.

Realmente me siento confusa cuando me dispongo a realizar una tarea que implique manipular algún electrodoméstico del hogar, porque si mi pareja sentimental es un hombre, ¿cómo puedo calcular la equidad para ser «justa» y no colgarme ese sambenito?…
También me siento muy desconcertada cuando la persona que amo (varón) se dispone a abrirme la puerta del coche, o cualquier acto que me facilite la vida… ¿No se supone que debería oponerme, e incluso enfadarme reivindicando mis capacidades (como mujer y no como persona)?…

Es que, vivo atemorizada por ser una vergüenza, por representar la antítesis de lo que otras muchas lucharon y, por supuesto, yo no. O eso dicen.
En definitiva, soy una cortapisa en la evolución y poco empática, porque no tengo ni idea de lo que es el feminismo, y mucho menos parece que haya sufrido ninguna situación indeseada a causa del machismo…
Y ya está. Lista para sentencia.
Ahora me dan dos opciones:
Pedir para Reyes un poco de dignidad y volver a intentarlo, o confiar en que en otra vida aprenda a ser una mujer como es debido.
En ambos casos se me facilitarán unos panfletos con las pautas a seguir.

Para esto y mucho más... sígueme en Twitter @virxinite

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *